Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
Nepotismo en Cajeme
Tiene seis meses laborando para el Ayuntamiento de Cajeme y ya tiene base, además que está sindicalizado. Se llama Carlos y se apellida Lamarque, hijo del alcalde Javier Lamarque Cano.
Luego está Graciela González Malverde, quien también acaba de ingresar al Ayuntamiento e igual, tiene base y ya es sindicalizada, pero tiene la ventaja que es hija de un funcionario muy cercano al presidente municipal.
Lo extraño es que hay trabajadores que tienen 12 y hasta 15 años trabajando para el Ayuntamiento y no han logrado tener base, tampoco sindicalizarse, la única diferencia es que no son hijos del alcalde o de algún funcionario cercano a él.
Tratamos de hablar al respecto con el alcalde pero no se nos recibió con el argumento que estaba muy ocupado trabajando por Cajeme. Únicamente le queríamos pedir su opinión sobre el nepotismo, ese nepotismo que tanto condena el presidente López Obrador y al menos en su casu él señor sí cumple, en Cajeme no, según se ve, al cabo Cajeme está muy lejos de la ciudad de México han de decir.
También nos interesaba preguntarle acerca de la placa que por fortuna ya mandó quitar, la que estaba en la planta alta de palacio y en la que figuraban los nombres de los que han recibido el nombramiento de Ciudadanos Disinguidos.
Es que, la verdad, han sido nombrados Ciudadanos Distinguidos personas muy merecedoras pero también los hay sin méritos. Vimos que el anterior alcalde, Sergio Pablo Mariscal hizo que se nombrara como tal a su señor padre, muy respetable, sí señor, ¿pero distinguido por qué? También hay por ahí un médico que aseguraba que tenía el remedio contra el cáncer, resultó un charlatán y otro charlatán que aún vive y que según él tiene la afórmula para combatir el coronavirus.
Se nos informa que Lamarque Cano ordenó hacer otra placa, esta sin faltas de ortografía como la que colocó Mariscal, ¿pero qué necesidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.