Horacio L Zamudio/noticias y Análisis

En pocas palabras

El galón de gasolina, poco menos de cuatro litros, se vende en seis dólares en Estados Unidos, lo que traducido nos muestra que el litro de ese combustible en esa nación vecina tiene un precio superior a los 30 pesos, contra 20 que es lo que cuesta en México, pero si México compra la gasolina a Estados Unidos, ¿cómo es posible esto?, bueno, por la sencilla razón de que en nuestro país la carga de impuestos es menor además que Estados Unidos acaba de entrar en conflicto con Rusia, gran productor de gasolina y gas y el problema apenas empieza, en momentos en que México está a un paso de ser autosuficiente en los combustibles citados. En 2023 entra en operación la refinería de Dos Bocas, a lo que hay que agregar que las seis que dejaron en el abandono los gobiernos anteriores al de López Obrador el año entrante estarán funcionando al ciento por ciento.

Por otra parte, hay que recordar que en febrero de 2021 hubo un apagón en Texas que generó pérdidas por tres mil 400 millones de dólares y las empresas gaseras adquirieron a precios muy altos el gas para poder continuar con el surtido y ahora lograron a través de un juicio que esa deuda por el monto multimillonario expuesto pasara a los usuarios. Sí, los tres mil 400 millones deberán pagarlos los consumidores en un período de 28 años, lo que significa que los texanos tienen ya su «pequeño» Fobaproa.

Las cosas se agravan para los estdunidenses por el ingreso de Estados Unidos al conflicto entre Rusia y Ucrania, pues de buenas a primeras el presidente Biden ordenó un bloqueo comercial contra Rusia, tradicional proveedor de gas a la Unión Europea, comprometiéndose a suministrar ese combustible, lo que ya ha empezado a hacer pero a un precio siete veces más alto al acostumbrado, lo que mantiene a los europeos protestando desde sus hogares y cada vez más fuerte.

A los países europeos les cayó la guerra encima, la guerra entre Rusia y Ucrania, sin ser partícipes directos. Biden no midió las consecuencias y ahora estadunidenses y europeos sufren los resultados de una política frustrante y frustrada del presidente Biden.

México, por su parte, se apresta a exportar gasolina y gas a Estados Unidos y a los países que lo requieran, gasolina y gas, esto a partir de 2023, con lo que resulta que de la guerra entre Rusia y Ucrania beneficia a nuestra nación, principalmente por la intromisión equivocada de Estados Unidos en el conflicto y según se ve, lo hizo y lo sigue haciendo de una amanera equivocada. No tardan los estadunidense en empezar a protestar.

Ahora bien, continuando con sus errores, Biden convocó a numerosos países a cerrar sus fronteras a Rusia, incluyendo el espacio aéreo, pero el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció públicamente que no cederá a las presiones y seguirá con sus relaciones con Rusia, relaciones diplomáticas, políticas y comerciales, lo que por supuesto, beneficia a México y lo coloca como el gran ganador en esta situación. Lejos están los tiempos cuando el gobierno de Estados Unidos veía a México como ese país pobre y abandonado al que podía patear a sus anchas.

Desde el 2023 la dependencia de Estados Unidos de México, será mayúscula ahora sólo falta que en nuestro país se salga adelante con la reforme energética, esa que tanto critican desde el PRIAN los pequeños mexicanos que con López Obrador han perdido sus privilegios abusivos de que gozaban cuando gobernaba el PRI y cuando gobernaba el PAN.

Ahora ya no hay Fobaproa ni tenemos un presidente que viaja en un moderno avión y en el ámbito comercial se coloca entre los más fuertes del mundo, y sí, esto a pesar del PRI y del PAN y sus pequeños cómplices. Estados Unidos entra en crisis, en momentos en que México se levanta de la pobreza en que lo tuvieron sometidos priístas y panistas. Estados Unidos pierde su hegemonía mundial, México crece en todos los aspectos gracias al presidente López Obrador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.