Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis

El crimen organizado

está tras los yaquis

Amplia difusión se ha dado a la aprehensión de Rafael Esteban, uno de los autores de la agresión que sufrieron dos transportistas en Loma de Guamúchil, pero esa aprehensión no es todo, es sólo una pequeña parte de una situación hasta cierto punto grave. Mire usted:

El regidor étnico, José Rubén Valenzuela Álvarez, es hijastro de Rafael Esteban y explica que este, su padrastro, ni siquiera es yaqui y en su conducta habitual es agresivo y acostumbra andar armado, además que influye mucho en los verdaderos miembros de la tribu.

Es más, el mismo Rafael Esteban ha revelado que pertenece a una organización criminal que tiene en sus manos el control policíaco y algo más de control político, de lo que se desprende el hecho de que el alcalde Javier Lamarque Cano se ha pronunciado apoyando a ese criminal, algo que debe ser investigado a fondo por las autoridades federales, no por las autoridades estatales o locales.

Por fortuna la FGR ha intervenido y si se trata de atacar el problema desde sus raíces, en este caso tiene todo para empezar a desenredar el hilo.

Los yaquis que atacan y roban a los usuarios de la carretera Internacional no trabajan para la comunidad indígena sino para el crimen organizado y para esto cuentan hasta con el apoyo de un pequeño grupo de miembros de la prensa y ni qué decir de quienes gobiernan en Cajeme.

Bastante sangre se ha derramado en Cajeme y es hora que el problema sea atacado a fondo y si no se ha hecho es por intereses políticos y sobre todo económicos. A la prensa se le compra, sí, también a los políticos.

La Fiscalía General de la República tiene en sus manos la punta de la madeja, jálenle y habrá noticias fuertes en nuestro municipio que impactarán en los ámbitos estatal y nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.