Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
¿BUSCA AMLO DESAPARECER EL INE?
Creado a iniciativa de Carlos Salinas de Gortari cuando este fue presidente de México, el entonces IFE , hoy INE, significó una gran transformación en la vida política nacional a partir de que los procesos electorales se ciudadanizaron.
Antes del IFE, las elecciones eran organizadas y contabilizadas por el gobierno priísta, dando lugar a escandalosos fraudes electorales para hacer ganar a como diera lugar a los candidatos del PRI.
Con el IFE todo eso cambió y por primera vez el gobierno reconoció el triunfo de un candidato a gobernador no priísta, esto fue en 1989 en Baja California, entidad en la que por primera ocasión se usó para votar una credencial con fotografía.
No obstante, el IFE nació como un organismo autónomo, lo que significa que sus directivos recibieron facultades, entre muchas más, para imponerse sus sueldos y prestaciones, generándose escandalosos abusos con sueldos y prestaciones que se cuentan por millones de pesos mensuales, para en seguida argumentar que no hay recurrsos para consultas a la ciudadanía, pero sí para el derroche de sus directivos, mismos que en la actualifdad han sido cooptados por la oposición de ultraderecha y son controlados por quienes se han distinguido por su rechazo al pueblo, a los trabajadores, a los estudiantes, a todos los que no pertenecen al círculo de los dueños del dinero.
Los que tienen el poder del dinero y hasta antes de 2018 imponían gobernantes han visto reducidos sus privilegios y ahora, ante la iniciativa presidencial para transformar, no cancelar, el INE, antes IFE, destinan recursos millonarios en una campaña diigida a tratar de sembrara en la conciencia de los mexicanos que el presidente López Obrador intenta desaparecer ese organismo, aunque lo cierto es que una de las ideas centrales de esa iniciativa está dirigida a lograr un manejo austero de los procesos electorales.
Cabe destacar que en fecha reciente el INE realizó una consulta y nueve de cada 10 consultados manifstaron estar de acuerdo con la transformación de ese organismo, lo que prendió las alarmas en la ultraderecha, fue entonces que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova práctticamente escondió los resultados, hasta que algunos diputados se enteraron y lo oligaron a entregarles la información completa, siendo así que se comprobó que la ciudadanía ya no quiere más derroches ni que la ultraderecha controle las elecciones. Repetimos, nueve de cada 10 personas consultadas están a favor de la reforma electoral, esa que el PAN, con apoyo de algunos priístas y de lo que queda del PRD y MC, rechaza.
La reforma será votada en diciembre en la Cámara de Diputados y los enemigos del pueblo mexicano protestan, aunque lo hacen en pequeños grupos. El presidente López Obrador los invitó a que hagan su concentración en el zócalo, sólo que no aceptaron, mucho espacio para tan poca gente, a pesar de que ofrecen alimentos y dinero en efectivo para los que asistan.
El INE no desaparece, sólo se transforma, que quede claro señores de la ultraderecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *