Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
HUBO CORRUPCIÓN Y NADA SE HACE
CONTRA LOS CORRUPTOS EN CAJEME
Era mayo de 2018, el entonces presidente nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones visitó Cajeme y por supuesto, al alcalde Faustino Félix Chávez, quien lo atendió en su despacho en palacio municipal, platicaron y por la tarde y a petición de Beltrones fueron a hacer un recorrido por la ciudad. Iban en una suburban acompañados por funcionarrios de Desarrollo Ubano y Servicios Públicos, además de OOMAPAS. Félix Chávez conducía el vehículo. Fueron sobre la calle Chihuahua, muy despacio al pasar frente a la casa en la que vivió años atrás Beltrones. Siguieron hacia el sur y al llegar al boulevard Ramírez Félix Chávez viró a la derecha, le interesaba mostrar los trabajos que se hacían en ese boulevard en materia de renovación de las redes de agua y drenaje y pavimentación y así lo hizo, muy orgulloso, pero…
Al observar Beltrones que se introducían tubos aquí y allá preguntó al alcalde de qué se trataba y este le explicó en seguida que antes de pavimentar se cambiaban las redes de agua y drenaje para después pavimentar, lo que encendió a Beltrones y le reclamó, no sin antes preguntarle si sabía cuántos días faltaban para las elecciones. Menos de un mes, congtestó aquel. Fue entonces que Beltrones le habló fuerte y práacticamnte le ordenó olvidar las redes de agua y drenaje, indicándole que pavimentara así, aunque el pavimento no duraría más allá de tres meses, es que, dijo convincente, lo que importa es la imagen, que las calles se vean bien pavimentadas y si van a surgir derrames de aguas limpias y negras eso será después de las elecciones, entonces sí, que las consecuencias se traduzcan en el pavimento destrozado. El alcalde así lo hizo a partir de ese día, se dedicó a pavimentar a sabiendas de que al no renovar las redes de agua y drenaje el pavimento se destrozaría en muy poco tiempo, por las fugas en las redes. El argumento era ese: la imagen ante el electorado, aunque las obras de pavimentación era dinero tirado a la basura.
Llega el día de las elecciones, pierde el PRI de todas, todas, por el efecto AMLO y la declarada corrupción en los gobiernos del PRI y PAN, se convierte en alcalde de Cajeme el candidato de MORENA Sergio Pablo Maiscal Alvarado, con un oscuro y corrupto pasado luego de su paso por la Dirección del ITESCA. Como alcalde de Cajeme se dedicó a lo suyo, a hacer dinero a cómo sea, casi no pavimentó y cuando lo hizo no renovó las redes de agua y drenaje, fue un desastre, el mismo desastre que heredó el actual presidente municipal Javier Lamarque Cano.
Sabemos que Lamarque recibió el municipio hecho un desastre, pero no sabemos de alguna investigación que haya realizado o realice para descubrir si hubo irregularidades o ilegalidades y si está procediendo o va a proceder conforme a la ley contra aquellos que cayeron en la corrupción y destruyeron Cajeme.
Mariscal está considerado como el peor alcalde que ha tenido este municipio en su historia, justo es que se le investigue y se proceda conforme a derecho. ¿Qué era o es seguidor de Beltrones y por eso siguió sus indicaciones que hizo a su antecesor Félix Chávez?
Somos muchos los cajemenses que esperamos se haga algo, no es posible resignarnos a que ya se fue y san se acabó. Mariscal tiene una gran culpa de que Cajeme esté como está y no es viable esperar a que ni siquiera se le investigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *