Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
Otra vez, los yaquis
En uno de tantos retenes que mantienen miembros de la tribu Yaqui sobre la carretera Internacional, un niño resultó con heridas graves en un ojo luego que los yaquis apedreadron el vehículo en el que viajaba. La razón de la agresión, si es que esto puede ser razonable, es que el padro del menor, conductor del vehículo, se negó a entregar dinero.
Se sabe que el padro del niño acudió al Ministerio Público a denunciar los hechos, lo que no sabemos es si se dio seguimiento o no a la denuncia.
Ahora bien, todos recordamos la ocasión en que un conductor de camión de carga fue agredido a balazos en un retésn de los yaquis en Loma de Guamúchil, también vimos las escenas en las que aparecen los dos agresores y su víctima al lado de media docena de agentes de la Policía Preventiva Municipal a los que se observaba muy tranquilos y pese a los señalamientos hechos por la víctima no hacían nada para proceder contra los agresores, los que finalmente se retiraron tranuilamente y fue hasta varios días después que fueron capturados por la Policía del Estado y actualmente están en prisión, donde se les sigue el proceso penal correspondiente por un juez.
El principal agresor, el que disparó contra el conductor del camión de carga, de nombre Rafael Esteban, no es yaqui, se dijo, pero sí estaba al frente del retén de los yaquis. ¿Qué hacía entoncesuna persona ajena a la tribu encabezando ese retén? Y hay algo más:
Ese tal Rafael Esteban es padrastro de José Rubén Valenzuela Álvarez, actuala regidor étnico en el Ayuntamiento de Cajeme, de donde se desprende la protección que el gobierno municipal que encabeza Javier Lamarqe Cano dio a los agresores, ordenando que no fueran detenidos pese a las evidencias. Sin embargo, vía Ministerio Público se detuvo a los dos agresores, aunque unos 15 días más tarde, o sea que no aprovecharon el tiempo que se les dio desde el gobierno municipala para que huyeran.
Pero, ¿qué hace un presunto delincuente armado al frente de un retén de la tribu Yaqui? ¿Quién está detrás de esos retenes donde a diario asaltan y atacan a quienes transitan por la carretera Internacional?
Hace días fue el conductor de un camión la víctima, ahora un niño, mientras las autoridades policíacas y de los gobiernos municipal y estatal hablan de que baja el índice delictivo, que todo está mejorando, que vamos bien, pero ¿en qué sentido vamos bien?
Los jefes policíacos hacen llamados a los padres de familia para que cuiden a sus hijos y les den una buena educación, ¿y a esos jefes policpiados, qué llamados les hace la sociedad? Que se pongan a trabajar en serio y sus agentes salgan a la calle a vigilar, no a extorsionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.