Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
REFORMA ELECTORAL EN JUEGO
La iglesia católica ha perdido en México 34 por ciento de sus fieles en los últimos 10 años, el PRI, partido al que se conocia como La Aplanadora porque nunca perdía y cuando perdía arrebataba, el PAN enfrenta no sólo derrotas en las urnas sino que está en riesgo de perder su registro por la falta de militantes, se han unido todos contra el presidente Andrés Manuel López Obrador y en estos momentos promueven el voto en contra en lo que corresponde a la reforma electoral.
Argumentan que el INE es un organismo ejemplar en el mundo y gracias a él los pocesos electorales han sido, son, transparentes y acusan que sería una regresión desaparecerlo.
No obstante, nadie ha hablado de desaparecerlo, sólo de transformarlo.
Bajo las órdenes de Claudio X. González, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, no cesa en su campaña contra el presidente López Obrador. Córdova ha hecho del INE, además de un medio ideal para enriqueserse algo muy parecido a un partido político de oposición. En la jornada para ratificar el mandato del presidente López Obrador instaló la tercera parte de las urnas únicamente y como un ejemplo de cinismo publicita que gana tres veces más que el presidente mexicano, utilizando como argumento que el INE es una organización autónoma y los sueldos se los ponen ellos mismos, sus directivos, principalmente él, Lorenzo Córdova, quien se desempeña como un pequeño dictadorcito.
Pero, ¿qué es lo que más molesta a los opositores?
El INE, segun la iniciativa presidencial no desaparece, sólo se transforma en el Instituto Nacional de Elecciones y Consulta y el reparto de dinero a los partidos ya no se hará de manera permanente, únicamente cuando hay elecciones y esto molesta a los dirigentes de partidos, a los que tan servilmente Córdova sirve.
Sabemos, se ha repetido mucho, que la idea de la iniciativa de reforma es reducir el número de diputados federales, que de 500 pasarána a ser 300 y los senadores, que son 132 serán 96. En los congesos estatales el máximo de diputados será de 16 y en los municipios el número máximo de regidores será de nueve. ¿Para qué sirven 21, como sucede actualmente en Cajeme, si sabemos que sólo están para cobrar sus sueldos y bonos sin trabajarr en bien de la comunidad? Por algo se les llama parásitos, por algo…
Por ahora ya se analiza en la Cámara de Diputados la iniciativa de reforma electoral, ya fue Lorenzo Córdova a pedir auxilio a Claudio X. González y su PAN, no queda más que esperar. Tiene mayoría a favor la iniciativa entre los diputados, sí, pero se requiere el voto de al menos las dos terceras partes de los diputados y allí es donde se bloquea el proyecto, con los diputados purinominales, esos por los que nadie votó pero que están allí en sus curules gracias a que los colocaon las dirigecias del PRI y PAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *