Horacio L. Zamudio/Noticias y Análisis
Tavo Minjárez, Eduardo Estrella y
el rancho El Búfalo. Unos datos
Era noviembre de 1984 cuando Ejército y Policía Federal cayeron sobre el rancho El Búfalo, en la zona serrana de Chihuhua colindante con Sonora. Más de 10 mil trabajadores realizaban sus tareas en torno al cultivo, cosecha y transporte de mariguana
Los trabajadores, según expusieron tras ser detenidos, eran obligados a trabajar y al ser contratados se les dijo que irían a cosechar manzanas y ya que estaban allí fueron obligados, bajo pena de muerte, a sumarse a las tareas propias del rancho, propiedad de Rafael Caro Quntero.
Fueron años de investigaciones, mucho se hablaba del asunto pero nada se concretaba, el propio gobernador de Sonora Samuel Ocaña García tomó nota de la poca información que de ese lugar salía y abordó el asunto con su secretario de Gobierno, Eduardo Estrella Acedo y fue este quien resolvió mandar a un agente de la Policía Judicial al Búfalo con la idea de que recabara todos los datos para ponerlos después en manos de las auoridades federales, si es que era cierto lo que se decía de ese rancho y del capo Caro Quintero. Fue enviado directamente el agente Gustavo Minjárez, originario como Estrella Acedo, de Esperanza. Iría en calidad de peón a buscar ser contratado.
Llega Tavo Minjárez al Búfalo vestido como campesino, pide trabajo, es aceptado y lo primero que hizo fue pedir a sus jefes que le dieran algo de comer porque tenía días sin probara algún alimento. Buscaba, pues, parecer un campesino de verdad, no sólo vistiendo aquellas ropa desgastada y vieja. Fue asignado al área de empaquetado, sitio donde la mariguana era prensada y convertida en bloques cuadrados. Aprendió fácil, sólo tenía que hacer lo que hacían los demás.
En cuestión de pocos días pensó que ya tenía toda la información e intentó volver a Hermosillo a informar a Estrella Acedo, pero no encontró la oportunidad. Toda el área contaba con vigilantes armados y si intentaba escapar sería muerto a balazos. Así pasó un año, luego dos años, Estrella Acedo era entonces presidente municipal de Cajeme, cargo al que llegó en 1982 por decreto, ya que fue derrotado ampliamente en las urnas.
Cierto día de noviembre de 1984 Minjárez observó movimientos extraños, vehículos que abandonaban a toda velocidad el rancho, personas que caminaban de prisa hacia la salida, algunos disparos por aquí, otros por allá, fueron varios días de incertidumbre y más cuando los trabajadores recibieron órdenes de dejar las cosas como estaban, descsnarían, se les informó. Los que consechaban la hierba también fueron mandados a descansar, luego llegaron hasta ellos decenas de militares apuntándoles con sus armas y con ellos numerosos agentes federales. Imposible resistirse al arresto. Sería mortal tratar de escapar.
Los trabajadores dtenidos fueron trasladados en vehículos militares a una base en la zona serrana, empezaron los interrogatorios y días enteros sin probar alimentos. Al llegarle turno a Minjárez reveló su identidad, son agente de la Poliíca Judicial del Estado con base en Hermosillo, Sonora, dijo. Se le escuchó y atendió pero siguió entre los detenidos por largo tiempo, hasta que insistió, dio nombre de su jefe y sus compañeros y sobre todo, el nombre de quien lo comisionó al Búfalo, Eduardo Estrella Acedo. Pronto recibió respuesta en el sentido de que Estrella Acedo negó que lo haya enviado a aquel lugar, es más, aseguró que ni conocía a Minjárez, temía consecuencias políticas, era aspirante a la candidatura por el PRI a la gubernatura de Sonora que se disputaría un año más tarde.
De alguna manera mantuvo Minjárez un contacto que logró hablar con el gobernador Ocaña García y poco después fue liberado.
Recuerda Minjárez que desde niño se conocian él y Estrella Acedo, fueron vecinos en Esperanza, de ahí que no lograba entender por qué este negó conocerlo y haberle dado la comisión de ir al rancho El Búfalo, de Caro Quintero en calidad de espía. Nunca habló después con Estrella Acedo, quien al término de su administración como alcalde se retiró a la vida privada.
La aprehensión de Caro Quintero se dio años después en Costa Rica y entre sus pertenencias se les halló una credencial que lo acredtaba como agente de la Dirección Federal de Seguridad, de la Secretaría de Gobernación. Aprehendido pasó 28 años en la cárcel, de la que salió por tecnicismos y se giró otra orden de aprehensión, por la que fue aprehendido este viernes 15 de julio en Sinaloa, pero Tavo Minjárez no olvida la experiencia que sufrió, experiencia en la que destaca el nombre de Eduardo Estrella Acedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.