La votación, mañana domingo, así será

En la elección para la revocación o ratificación de mandato podrán participar en México 92 millones de ciudadanos y para que sea vinculante, esto es, legal, deberán votar al menos 37.5 millones de ciudadanos, lo que, sin embargo, se complica a partir de que esta vez se instalará sólo la tercera parte de las casillas que se colocan en una elección regular.

Abunda la información en el ámbito nacional al respecto, por lo que procedemos a ser un tanto más precisos en lo que toca a Cajeme, nuestro municipio. Veamos:

En una elección regular, de esas que se practican cada tres años, se instalan 524 casillas, pero ahora, en esta elección para la revocación o ratificación de mandato, sólo se instalarán 191, esto es, la tercera parte.

Para una elección regular se arma un padrón de 750 ciudadanos por casilla, pero ahora cada casilla tendrá un padrón de votantes de mil 600 y si consideráramos que votarán todos habría que alargar el proceso hasta el día siguiente, pues si vota una persona por minuto, en el período de 10 horas que se da para votar votarían 600 personas y lo normal en Cajeme la votación ha sido de entre dos tres votantes por minuto cuando ha habido un interés mayúsculo.

Ahora bien, tomando en cuenta las experiencias anteriores en relación con la afluencia de votantes por casilla estimamos que en Cajeme votarían 57 mil personas, de las que se prevé 54 mil votarán porque siga en el cargo el presidente López Obrador y unas mil 200  en contra, el resto serían boletas anuladas, pero esto, que quede claro, son estimaciones de quien esto escribe.

El INE, por su parte, estará monitoreando todo el proceso y para esto destinará personal que se encargará de tomar fotografías y videos con la idea de detectar y poder comprobar irregularidades como el acarreo de votantes, por ejemplo, además de algunas más. Incluso, como lo dimos a conocer en su oportunidad, el viernes, esta institución ordenó cerrar y sellar las entradas y salidas del edificio que alberga las oficinas de Bienestar por sospechar que pudieran utilizarse los programas de apoyo a la población para obtener votos, todo esto en momentos en que se planea la desaparición del organismo electoral para sustituirlo por otro, más imparcial y democrático.

Habrá menos participación, sí, por el número reducido de casillas y la instalación de estas en sitios alejados circundados por áreas de escasa población.

Las casillas estarán abiertas de las ocho de la mañana a las seis de la tarde y quizás porque prevén el desenlace PRI y PAN no registraron representantes de casilla, sólo Morena y el Verde. Si a las seis de la tarde aún hay gente formada para votar, las casillas deberán continuar abiertas y mientras el INE buscará detectar irregularidades, también morenistas harán lo propio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.